Usted está aquí: Inicio Secciones Lentes de contacto ¿En qué circunstancias me pueden ser útiles las lentes de contacto (lentillas)?

¿En qué circunstancias me pueden ser útiles las lentes de contacto (lentillas)?

  • Soluciones  Ópticas

Las anisometropías (diferencia de defecto refractivo entre un ojo y otro) han sido siempre una de las indicaciones más claras para el uso de las lentes de contacto ya que iguala el tamaño de las imágenes retinianas percibidas por dos ojos que poseen una importante diferencia de graduación, evitando las molestias derivadas de ello.

Astigmatismo irregular causado generalmente por irregularidades corneales superficiales que pueden aparecer tras cicatrices traumáticas, cicatrización de úlceras corneales ó patologías que modifican la estructura corneal como es el caso del queratocono. En estos casos la lente de contacto (en estos casos rígidas) transforma una superficie irregular en otra más lisa y ópticamente perfecta.

En miopías se consigue una mejoría de la agudeza visual lejana en comparación con el uso de gafas, debido al aumento del tamaño en la imagen retiniana que se produce. Este efecto es más apreciable cuanto mayor es el grado de la miopía.

En hipermetropías elevadas y en la afaquia (falta o ausencia de cristalino) están indicadas las lentes de contacto para mejorar fundamentalmente el campo visual. La corrección con gafas de estos defectos aumenta el tamaño de la imagen provocando una importante limitación de la visión periférica.

En nistagmus asociados con ametropías se produce una mejoría en la agudeza visual ya que la corrección del defecto acompaña al ojo en su desplazamiento.

 

  • Soluciones Terapéuticas

En este grupo de indicaciones, generalmente vamos buscando eliminar el roce del parpado sobre la superficie corneal evitando así el dolor y favoreciendo la cicatrización.

Erosiones y úlceras corneales en las cuales se evita el roce del párpado sobre la zona corneal desprovista de epitelio, realizándose la restitución más rápidamente y evitando en gran parte la molestia consecuente.

En la queratopatía bullosa (lesiones en cornea caracterizada por la presencia de quistes) las lentes de contacto blandas consiguen mitigar en gran parte el dolor producido con las roturas de las bullas epiteliales. Además pueden ayudar a la eliminación del las bullas transformándolas en un edema epitelial más difuso.

Cuando se produce un descematocele o un adelgazamiento corneal importante la utilización de una lente de contacto hidrogel hace de apósito para que mediante su protección la curación se produzca de forma más rápida. Incluso en casos de seidel  (salida de liquido interno del ojo) la lente actúa de apósito evitando la salida del humor acuoso.

En ciertos tipos de patologías corneales que afectan a la superficie corneal como son la queratitis filamentosa húmeda, la queratitis puntiforme superficial de Thygeson y la queratoconjuntivitis límbica superior la utilización de lentes de contacto estaría indicada como tratamiento.

Para proteger la córnea de agresiones, como ocurre en la triquiasis (roce de las pestañas con la cornea) evitando así el roce de las pestañas sobre la córnea. También en la queratopatía por exposición la lente protege a la córnea de agresiones externas.

Cuando se necesite aumentar el efecto de un fármaco en colirio la lente de contacto hidrogel actúa de reservorio liberándolo de una forma lenta y progresiva, aumentando así su efecto.

En personas con albinismo o aniridia la utilización de unas lentes de contacto cosméticas serían una indicación terapéutica disminuyendo su fotofobia y mejorando su visión.

Si usted es sufridor de algunas de las manifestaciones anteriormente señaladas, no dude en ponerse en contacto con nosotros. Nuestra clinica posee la infraestructura y capacitacion necesaria para adaptarle unas lentes de contacto en las mejores condiciones. Nuestro telefono +34957400375 o a nuestra web www.gimenezalmenara.es

 

Acciones de Documento