Usted está aquí: Inicio Secciones Oftalmología pediátrica Conceptos, signos y síntomas principales

Conceptos, signos y síntomas principales

Si. Estos deben ser cuidados desde el punto de vista anatómico y funcional. Debemos saber que existe un periodo, llamado de labilidad, que estriba entre el nacimiento y los siete u ocho años. Periodo en el que la visión se ha de desarrollar. Por ello los ojos deben estar aptos para ese desarrollo. No deben ocluirse, deben estar sanos.

Hasta las diez y seis semanas el niño no fija y por tanto puede producir temporalmente estrabismo (desviación de los ojos). La visión es máxima a los quince años, incluso mayor de lo normal, a partir de ahí irá disminuyendo hasta el ocaso de la vida.

Si el niño no desarrolló visión en la infancia, mas adelante no podrá hacerlo. Por tanto todo defecto que impida éste desarrollo deberá ser solucionado, sino persistirá durante toda la vida.

Deberá acudir con el niño al oftalmólogo:

  • Si le ve la pupila blanca o grisácea.
  • Cuando vea que desvían los ojos.
  • Si presenta un ojo más cerrado que el otro.
  • Si tiene sacudidas involuntarias de los ojos.
  • Si entorna los dos ojos para ver.
  • Cuando ve más con un ojo que con el otro.
  • Cuando se queje de no ver la pizarra en clase.
  • En caso de dolor de cabeza, a partir de medio día.
  • Si cierra un ojo cuando quiere ver mejor.
  • Si se acerca demasiado a la televisión.
  • Si produce guiños.
  • Si tiene un tortícolis (desviación de la cabeza) para ver mejor.
  • Si presenta conjuntivitis con frecuencia.
  • A los tres y a los cinco años, aunque no presente anomalías.
  • Cada dos años hasta los 14 años.
  • Si existe problema cada año como máximo.

 

Acciones de Documento